Solo un lector



 

Le contesté que era lector a domicilio.

–Qué interesante. Tenemos a un artista, entonces.

–No, ningún artista, solo a un lector.

 

Fabio Morábito, El lector a domicilio

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *