Nietzsche: advertencia a leedores



De todo lo escrito yo solo amo aquello que alguien escribe con su sangre. Escribe tú con sangre: y te darás cuenta de que la sangre es espíritu.

            No es cosa fácil el comprender la sangre ajena: yo odio a los ociosos que leen.

“Del leer y el escribir”, Así habló Zaratustra

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *