El Microcosmos de Magris



Leo Microcosmos de Claudio Magris, ensayo y libro de viaje sobre Trieste y sus alrededores, donde lo italiano, lo alemán y lo eslavo se han mezclado a lo largo de los siglos, creando una de las más ricas encrucijadas culturales y literarias de Europa. Las descripciones de paisajes, de tan recurrentes y minuciosas, acaban por volver la lectura algo árida (paradójicamente, una descripción extensa suele más bien dificultar la imaginación de un lugar, precisamente por el exceso de observaciones y detalles; dos o tres pinceladas, bien hechas, suelen funcionar mejor; compárese las escuetas descripciones de Stendhal con las interminables de Balzac o Flaubert), pero todo lo compensa la agudeza de ciertas reflexiones encerradas en alguna frase memorable. Ejemplos, casi al azar:

Viajar, como contar –como vivir–, es omitir.

La corrección lingüística es la premisa de la claridad moral y de la honestidad.
Tal vez sea eso el pecado original, ser incapaces de amar y de ser felices, de vivir a fondo el tiempo, el instante, sin la manía de quemarlo, de hacer que acabe pronto.

El gato no hace nada, simplemente es, como un rey. Está sentado, acurrucado, tumbado. Está persuadido, no espera nada y no depende de nadie, se basta… Es un dios de la hora, indiferente, inalcanzable.

En este remolino inextricable del deseo, nunca sublimado ni reprimido, coexisten y a menudo coinciden amor y desatino, el azul más terso y el barrizal más enfangado; el Eros como entrega y el Eros como violencia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *