Buenos propósitos



… No leer,
no sufrir, no escribir, no pagar cuentas,
y vivir como un noble arruinado
entre las ruinas de mi inteligencia.

Jaime Gil de Biedma, «Vita beata»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *